sábado, 17 de octubre de 2015

COMENTARIO SOBRE LA ARQUEOLOGÍA (III)

L. R. Binford: 

En busca del Pasado


Antes se resolvían los problemas cronológicos a través de las variaciones que sufren los artefactos, para realizar seriaciones. La mayoría de las veces no se tenía en cuenta la información estratigráfica.
Se realizaban las investigaciones de una forma inductiva y surgió la necesidad de crear nuevas técnicas de observación para llegar a tener una información más completa del objeto de estudio.
El cambio hacia la estratigrafía comienza al inventarse la datación por radiocarbono (C14), el estudio de la dendrocronología, con la ayuda de la geografía,… con esto se empezó a sacar información de los objetos y no solo a clasificarlos.
Es necesario conocer que materiales de una excavación nos pueden dar información, de algún tipo, y que pueden ayudar en la investigación arqueológica.
La Arqueología es interactiva porque hay una relación entre su teoría y su práctica. Lo que conlleva que el arqueólogo sea autocrítico con lo que investiga para obtener resultados más fiables.
Hay que conocer el presente para poder comprender e interpretar el pasado.
Los datos son datos porque nos planteamos preguntas acerca de ellos y usamos técnicas y métodos para estudiarlos e interpretarlos.


Conclusión/Reflexión:

La Arqueología ha ido modificándose, es decir, ha variado con el tiempo, con los avances tecnológicos y científicos y con la incorporación de nuevas teorías sobre ella.
No creo que haya una arqueología mejor que otra, ya que depende del entorno social, económico, político y cultural en el que se desarrolla, por lo que no es lógico incapacitarlas por desarrollarse en un momento, que tiene unas características, y no en otro.

Binford, aunque es considerado como teórico más que practico, hace alusión y enfatiza la necesidad de las ciencias naturales en la metodología arqueológica.
Esto es una de las características de la Nueva Arqueología o Arqueología Procesual, de la que se le considera el máximo exponente.

Al realizar solamente seriaciones de artefactos, no se obtiene ningún dato acerca de la sociedad, cultura y política de la población que creó el artefacto.
Simplemente se realizaban ‘culturas’ según los artefactos encontrados sin dar ningún tipo de explicación a los procesos históricos que pudieron suceder.
Además no se tenía en cuenta el estrato en el que se encontraban estos artefactos por lo que se perdía bastante información acerca de ellos.

Con la introducción, en la arqueología, de técnicas y métodos usados en las ciencias naturales, se abrió un gran campo de investigación que permite obtener datos distintos a los que se consiguen de otras formas.

La Arqueología está compuesta por un cuerpo teórico y otro practico. Ambos se influyen mutuamente, es decir, con la información del cuerpo teórico se realiza la práctica, y con la información extraída de la practica se modifica y amplia el cuerpo teórico.
Ocurre algo parecido pero en otro nivel. La arqueología se beneficia de otras ciencias como la historia, la geografía, la antropología, la química,… y estas a su vez también se benefician de la arqueología.
Por ejemplo con al conocer la historia de un lugar puedes intuir que tipo de restos arqueológicos pueden encontrarse, y además con los datos obtenidos mediante la arqueología, se puede completar parte de la Historia que de otra forma solo se conocería de un modo teórico, sin evidencias materiales.

Hay que saber que materiales y restos nos pueden dar información y que tipos de análisis se le pueden realizar para extraerles información, tanto para dataciones como para saber de qué materiales están y hechos y de qué forma.
Por eso hay que tener cuidado y saber lo que se está viendo al entrar en un yacimiento, ya que con cualquier cambio en el medio se puede estropear los artefactos y por lo tanto se pierde información.
También hay que tener en cuenta que tipos de productos y de análisis hay que hacer a según qué artefactos ya que estos pueden ser destruidos. Esto también hay que tenerlo en cuenta a la hora de desenterrar y transportar algún objeto, ya que este puede ser muy frágil y se puede estropear con facilidad.

Al realizar hipótesis e intentar demostrarlas siempre hay que contrastar y reunir información de otras fuentes, ya que estas nos pueden dar pistas y nos pueden hacer que nos demos cuenta de algo que para nosotros, por ejemplo, puede pasar inadvertido.
Por lo que hay que criticar y asegurarse de lo que se está haciendo y como. Ya que todo esto tiene una finalidad, que es la información y los datos para construir la historia y la arqueología, intentando que sea lo mas fiable y real posible.