sábado, 17 de octubre de 2015

COMENTARIO SOBRE LA ARQUEOLOGÍA (I)

“DESCIFRANDO EL REGISTRO ARQUEOLÓGICO”

Los historiadores se basan en documentos escritos que pueden modificarse y son influenciables. Se centran en hechos sociales.
En cambio la arqueología se basa en restos materiales con son menos susceptibles de modificaciones e influencias. Se centra en hechos materiales y no es una ciencia social. Los arqueólogos ya no son simples descubridores porque ya no se centran solo en el objeto, sino en el contexto.

La arqueología se centra en la transcripción de la información estática contenida en los restos materiales observables, para reconstruir la dinámica de la vida en el pasado y estudiar las condiciones que han hecho posible, que estos materiales hayan sobrevivido y llegado hasta nosotros à actividades humanas (dinámica) + consecuencias (estática). Hay que conocer la dinámica y la estática actual para conocer las del pasado. Analizar el presente sirve al pasado.

El registro arqueológico son los restos materiales y distribuciones cuantitativas de materiales. Es decir, cómo llegan a existir los restos, cómo se han modificado y cómo adquirieron sus características.

En la arqueología debe haber un equilibrio entre técnicas y observaciones arqueológicas à es interactiva e interdisciplinar. Para llevar a cabo este equilibrio se tiene que empezar con la empatía, es decir, ponerse en el lugar y en el pasado de lo que se investiga (etnoarqueología). Luego hay que evaluar las ideas que se obtienen mediante la empatía y luego aplicar la metodología del registro arqueológico. Esto último se realiza mediante métodos de las ciencias naturales: hipótesis y la contrastación y experimentación de esas hipótesis.

Con la arqueología experimental se recrean sucesos y eventos y se relacionan con los restos materiales encontrados en el yacimiento. También hay que estudiar los documentos escritos ya que estos nos pueden dar información y que pueden ser claves para la investigación arqueológica.

Hay dos grandes interrogantes alrededor de la arqueología: ¿Qué sucedió? Y ¿Por qué sucedió? Para poder solucionar estos interrogantes hay que observar e investigar. Se usan 3 métodos: la etnoarqueología, la arqueología experimental y las ciencias naturales.

El objetivo de la arqueología es descifrar el registro arqueológico que es el que da la información sobre los problemas previamente planteados. La arqueología carga de contenido al registro mediante técnicas arqueológicas.


"ENIGMA EN EL SIGLO XLI"

Hace una crítica y ridiculiza a la arqueología decimonónica.

En este caso el ‘arqueólogo’ lo es porque ha encontrado los restos (de manera casual) y no porque haya estudiado arqueología. Lo ayuda en la investigación un grupo de voluntarios amateurs. Hay una falta de personal cualificado y formado.

El objetivo del arqueólogo es el objeto, y el contexto no le interesa. No hace ninguna comparación de la información obtenida con documentos o con otras investigaciones. Todo esto hace que la interpretación de los restos sea errónea.




CONCLUSIÓN / REFLEXIÓN

Ambos textos son contrarios. 

En el primer texto, el arqueólogo, debe ser una persona cualificada y formada en la Arqueología.
El arqueólogo debe estudiar tanto los restos materiales encontrados como el contexto donde se encuentran y que ayudan y dan la información para realizar la interpretación lo más veraz posible.
Se basa en metodologías científicas. Hay una interdisciplinariedad que hace que se usen diferentes técnicas de distintas ciencias. Hay un orden y una hipótesis que se intentan solucionar mediante la experimentación y la investigación. Se buscan respuestas a los procesos que han podido ocurrir para que se encuentren esos restos materiales.

En cambio en el segundo texto, el arqueólogo, es simplemente la persona que encontró por casualidad el yacimiento. Solo se centra en los objetos encontrados y no en el contexto.  No tiene una metodología clara y oportuna ya que no se realizan hipótesis y se investigan posibles soluciones. Simplemente hacen una interpretación personal y subjetiva sobre los objetos que ven.  No tratan los procesos que pueden haber producido esos restos, solamente se interpretan y de forma poco correcta.

Hay una clara contradicción entre los textos. Son formas diferentes de hacer arqueología, pero la del segundo texto ya está obsoleta. Se usaba en el siglo XIX y principios del siglo XX, cuando aún no había demasiada metodología científica y cualquiera que tuviese dinero y tiempo podía dedicarse a la arqueología. En cambio, con los nuevos avances tecnológicos que se han aplicado a la arqueología se obtienen resultados muchos más objetivos y pertinentes.


Opino que siempre debe haber una metodología que ayude a estudiar los objetos y sus contextos para que nos puedan dar una información más acertada sobre lo acaecido en el pasado. Y en esto se debe basar la arqueología.