domingo, 4 de octubre de 2015

CASTILLO DE ALMODÓVAR DEL RÍO, CÓRDOBA (VIDEO)



El Castillo de Almodóvar del Río es una fortaleza de origen árabe, edificada en torno al año 740, sobre una antigua edificación de época anterior.
Almodóvar del Río, tuvo una gran importancia en la defensa de la ciudad de Córdoba debido a su situación estratégica, ya que está situada en una colina de unos 252 metros junto al río Guadalquivir, que en esa época era navegable.
Huellas de múltiples culturas, entre ellas la musulmana o la cristiana, han ido marcando el estilo de la zona.

En el año 756 fue el señorío de Abd al-Malik ben Qatan y a partir del 758 perteneció al Emirato de Córdoba con Abderramán I.
En el Siglo IX, Almodóvar del Río se conoce como Almudawar Al-Adna, y al Castillo como el Castillo de Almudawar.
Durante el siglo X estuvo vinculado al Califato de Córdoba, y en los siglos XI y XII, el castillo perteneció a la Taifa de Carmona, a la de Sevilla, al imperio Almorávide y al Almohade.
Finalmente, en el año 1226, muere a las puertas del Castillo el rey moro de Baeza, Abd Alláh ben Muhammad al-Bayyasi y el castillo pasa a manos cristianas.
A Fernando III el Santo se le entrega el castillo, y desde entonces es sometido a continuadas ampliaciones por los reyes Pedro I de Castilla y Enrique II de Trastámara.
En el siglo XIV el castillo es ampliado por Alfonso XI de Castilla. Los tesoros de Castilla fueron custodiados en la Fortaleza y después llevados a Sevilla por vía fluvial.
El castillo también sirvió de prisión, en el siglo XIV, a Juana de Lara, señora de Vizcaya y de Lara, esposa del infante Tello de Castilla hermanastro de Pedro I.
En el siglo XV pasan a ser alcaides de la fortaleza los Fernández de Córdoba, concretamente, Pedro, Diego y Gonzalo. A finales del siglo XV aparece el topónimo de Almodóvar del Rio.
En el siglo XVI el castillo sirvió de fianza por la compra de Fuente Obejuna, y fue utilizado como Cárcel Real, según testimonio de Hernando Colón.
En 1629 es vendido por el rey Felipe IV a Francisco de Corral y Guzmán y desde entonces ha ido perteneciendo a la misma familia.
El castillo actualmente se conserva en un magnifico estado gracias a la gran restauración llevada a cabo por su propietario el XII Conde de Torralva, Rafael Desmaissieres y Farina a partir de 1901 hasta 1936 que comenzó la Guerra Civil Española.
Las obras dan comienzo en 1901. Lo primero que se acomete es la construcción del camino. Una vez terminado el camino y pudiendo subir con los carros las primeras piedras a la fortaleza, comienza la obra que dura hasta el comienzo de la Guerra Civil.
Unos 800 operarios trabajaron en dichas obras durante 36 años. El Conde de Torralva dio una gran inyección económica al pueblo de Almodóvar a través de los casi 240.000 jornales que se invirtieron en dichas obras, de no haber sido por la iniciativa del Conde de Torralva, invirtiendo en su patrimonio, lo más probable es que el Castillo hoy en día no existiría.

ELEMENTOS DEFENSIVOS


Dificultar el acceso

El Castillo utiliza la orografía del terreno como un elemento de su defensa, pues está emplazado en altura. Así consigue dominar el terreno de forma visual, además de defenderse a través de la pendiente del relieve, como se aprecia en la imagen siguiente.
Sobre la existencia o no de fosos en el Castillo de Almodóvar del Río hay disparidad de opiniones. El castillo en sí no necesitó de un foso, debido a la situación estratégica y a la dificultad de acceso de forma natural que tiene el relieve donde está situado. Ese mismo emplazamiento del castillo repercute en la dificultad para la creación de un foso, además de la existencia de grandes rocas que lo dificulta aún más.

La puerta original del Castillo, del siglo VIII, se encuentra subterránea actualmente y es de difícil acceso. Fue descubierta con posterioridad a la primera restauración del castillo, debido a que estaba enterrada bajo tierra.
Posteriormente se abrieron otras puertas, como la del siglo XIV o la que se realizó para las obras de restauración del siglo XX.
Esto, junto con la inexistencia del foso, hace que este castillo no contenga ningún puente o pasarela como acceso.
En las investigaciones realizadas en el castillo no se han encontrado evidencias de la existencia de puentes levadizos ni pasarelas, además se han encontrado las quicialeras de mármol con gorrones que, apuntan a que el cerramiento de acceso al castillo, se 

realizaba por medio de pesadas hojas, y no con un puente o pasarela.

Sin embargo, con el cambio de entrada que se produjo en el siglo XIV, hay una serie de medidas defensivas.
La puerta que daba acceso solo al Primer recinto intermedio, convertía a este en una “ratonera”, lo que dificultaba el acceso al recinto y disminuía la posibilidad de maniobra de los sitiadores. Esa entrada está situada en el ángulo lateral, no frontal como el acceso anterior del siglo VIII. Esto implica que no hay espacio suficiente para derribar la puerta, además 

el suelo está en rampa y termina en forma de recodo, lo que imposibilita el uso de arietes o torres de asalto.

El resto de accesos al Castillo, el ingreso desde el patín y la primera puerta de ingreso[1] (según el plano anterior) son del siglo XX, se realizaron durante la restauración de Fernández Casanova.

Recursos arquitectónicos

Las murallas medievales eran altas y estrechas, adaptadas al terreno circundante para dificultar aún más el acceso al recinto. En su parte superior se situaba el adarve, o paso de ronda, comunicación entre las torres que unía la muralla y parapeto desde el que los defensores podían repeler ataques a la fortificación.
En el adarve se situaban las almenas, o salientes dónde los soldados podían esconderse del exterior y el último término ser desprendidas de la muralla para atacar a los que se situaban debajo. En ellas, en las torres y murallas se situaban las aspilleras, finas aperturas diseñadas para defender con arcos el sitio sin poder ser atacado.
Las murallas del Castillo de Almodóvar del Río (585 metros en total) están construidas en dos fases, la primera de época islámica, y la segunda de época de la reconquista cristiana. Las murallas del perímetro interior son musulmanas, de época emiral, aunque con reparaciones y ampliaciones de época califal y almohade.
Sin embargo, las murallas exteriores (rodean al castillo por el norte, este y oeste) y forman el antemuro o barbacana, son de época cristiana, concretamente del siglo XIV. El antemuro tiene una extensión de 225 metros y los sillares usados para su construcción tienen de longitud de 30 a 65 cm y de altura entre 20 a 22 cm, con técnica de aparejo isódomo, en su mayor parte.

En cuanto a las torres, hay que decir que en el Castillo de Almodóvar existen un total de nueve torres.
Siete de las torres están en la zona norte del recinto, que era la zona más apta para un asedio. Otra de las torres, la del Homenaje, se encuentra en la zona sur. Tres de las nueve torres son anteriores a la reconquista, estás son la Torre del Moro, la Torre Redonda y la Torre Escucha.
Todas las torres son de base poligonal, excepto la Torre Redonda. La Torre del Homenaje es la única que tiene tres cámaras. Las Torres Cuadrada, Redonda y Escuela tienen dos cámaras cada una que no están comunicadas entre sí, a nivel del patio de armas y al nivel del adarve.  Las Torres Pequeña, del Moro, Campanas y Ceniza tienen una sola cámara. Por último, la Torre Escucha no tiene ninguna cámara.
La Torre del Homenaje está situada en el extremo sur-sudeste del recinto, al que se une mediante un viaducto. Es una torre de tipo albarrana. Tiene tres cuerpos o cámaras:

  • la inferior que es la mazmorra, de planta octogonal.
  • el intermedio, que supera en altura al patio de armas, de planta octogonal.
  • el superior es la sala principal y más noble de toda la fortificación, de planta cuadrada.

Recursos de vigilancia y defensa

El Castillo de Almodóvar mantiene una imponente muralla, de adarve descubierto, con almenas típicamente españolas, de remate piramidal, mientras que en Europa generalmente son cuadradas.
La muralla interior tiene 176 almenas coronadas con albardilla simple a cuatro aguas. Esta muralla tiene varios sectores de adarves, de los que se conservan dos accesos. Se buscaba una localización de fácil defensa, además de que los diferentes sectores del adarve se comunicaran entre sí.
El antemuro o barbacana tiene un antepecho de 1.50 metros de altura, coronado con albardilla simple a cuatro aguas, junto con coronado por 105 almenas y saeteras.
En la Torre del Homenaje hay ladroneras sostenidas sobre canes de piedra, en la planta superior. En las otras dos plantas hay estrechas saeteras. Hay constancia de la existencia de garitas, pero las actuales son del siglo XX. En la mazmorra de la Torre del Homenaje hay constancia de diversas aspilleras, además de en otras torres del castillo, como la Torre Cuadrada.
Igualmente, está documentada existencia de cámaras de tiro, que estaban en las torres. En total hay constatadas 13 cámaras de tiro en todo el recinto.


ESPACIOS HABITADOS


Sala

Es el lugar central de la Torre del Homenaje, donde se realizaban rituales vasalláticos, recepciones y actos públicos.

Cámaras

En el Castillo de Almodóvar del Río hay numerosas cámaras, como las cámaras de tiro, o las que se encuentran en los subterráneos del recinto.
Muchas de estas cámaras tienen actualmente recreaciones históricas, es decir, se han recreado las diferentes estancias con objetos diversos, recreando la época medieval.

Entre los numerosos subterráneos del castillo los más interesantes son las dos mazmorras, tres aljibes, una poterna, un pasadizo entre las torres Redonda y Cuadrada, una galería tras la casa-palacio, una galería en el sector sudoeste, un pasadizo en la zona norte, una galería extramuros al este, otra galería en la plaza de armas de la capilla.

Capilla

Este edificio fue construido por Pablo Gutiérrez Moreno y Antonio Illanes del Río. Su estructura y el sitio en el que se levantó fueron replanteados y cambiados varias veces. Es el edificio más pequeño del castillo y el que más tiempo necesitó para construirse. Se comenzó a principios de 1919 y se terminó a mediados de 1934. Es muy posible que, en la Edad Media, el castillo tuviera una capilla como se desprende de algunos hechos históricos y arquitectónicos.  
Es un templo de reducido tamaño y bien proporcionado. De planta circular con una cúpula central rodeada por una galería. De los elementos de la capilla, la cúpula de lacería de estilo neomudéjar es su componente más importante. Está inspirada en la bóveda del primitivo convento dominico de San Pablo, en Sevilla, levantado tras la reconquista. Además, su reducido tamaño, su sistema de cubierta, su planta octogonal centrada y sus columnas en los ángulos del octógono hacen pensar que el arquitecto tomó ideas del templete de San Pietro in Montorio, edificio renacentista levantado por Bramante, en Roma, y sufragado por los Reyes Católicos a principios del siglo XVI.

Cocina

El Castillo de Almodóvar del Río carece de cocina, además de otras dependencias como chimeneas, poyos o aseos, ni siquiera aguada.
Si existen con posterioridad, es decir, en las restauraciones del siglo XX, como es el caso de la cocina de la Casa-Palacio. Donde se creó, además, un antecomedor y una chimenea.

 

Letrinas

Hay constancia de una letrina en la mazmorra de la Torre del Homenaje, consistente en un pequeño agujero practicado a ras del suelo. Sería usada por los presos.

Aljibes y pozos

Son elementos necesarios para el abastecimiento de agua en un castillo. Había dos situados en la plaza de armas, uno llamado aljibe alto y otro llamado aljibe bajo, ambos de época emiral, del siglo VIII.
Había otro bajo la Torre Redonda, que era de época califal, del siglo X.
Los aljibes tenían respiraderos y mantenía el agua a temperatura constante. Entre el aljibe alto y bajo, contenían 290.000 litros de agua. Tenían una profundidad de 4.50 metros con aliviaderos a los 4 metros. Ambos tenían suelo, paredes y arranques de bóvedas.

Elementos del patio de armas

El patio de armas es un gran espacio rectangular, que con las restauraciones del siglo XX sufrió modificaciones, pues se dotó al espacio de nuevos edificios, como son la casa-palacio, la capilla y la biblioteca.
Desde el patio de armas se accede a diferentes lugares, como a los adarves, a través de dos escaleras situadas en el patio de armas, una en el sur y otra en el noroeste.
Era el espacio de comunicación entre las distintas dependencias existentes en el castillo, adosadas a la muralla bajo los pasos de guardias, almacenes, caballeriza, hornos, aljibes, herrería y todo aquello que se antojara necesario, se instalaba en el perímetro de la plaza que forma el patio, y como centro protagonista, la Torre del Homenaje, y así el patio se convertía en zona de paso y por tanto el lugar dónde se hacía la vida cotidiana.
En el Castillo de Almodóvar se puede observar la estructura del patio de armas medieval, con instalaciones medievales en el contorno, pegadas a la muralla. También desembocan los demás edificios y pasos desde la puerta de acceso de Castillo.
El patio de armas del Castillo de Almodóvar se divide en dos partes, los llamados “Patio de Armas” y “Patio de Armas de la Capilla”, siendo el primero considerablemente mayor al segundo en sus dimensiones.
Actualmente ambas partes del patio de armas tiene su función en el uso actual del Castillo. El Patio de armas de la capilla hace como zona de recepción y de velador de la cantina, mientras que el Patio de armas principal, al ser el vano más amplio del conjunto, se utiliza para los eventos y celebraciones que se celebran en este impresionante conjunto histórico.



[1] Es la entrada actual al Castillo de Almodóvar del Río. 


BIBLIOGRAFÍA


Arte guías. http://www.arteguias.com/castillo/almodovarrio.htm [Fecha de acceso: 01/03/2015]
Castillo de Almodóvar. http://castillodealmodovar.com/ [Fecha de acceso: 01/03/2015]
Córdoba Turismo. http://www.cordobaturismo.es/es/contenido/1754/castillo-de-almodovar [Fecha de acceso: 01/03/2015]
Córdoba24. http://www.cordoba24.info/castillo_almodovar/ [Fecha de acceso: 01/03/2015]
DE MORA-FIGUEROA, L. (1994), Glosario de arquitectura defensiva medieval, Universidad de Cádiz, Cádiz.
GARCÍA DEL JUNCO, F. (2000), El Castillo de Almodóvar del Río (Córdoba). Una primera aproximación a su historia y restauración, Anales de Arqueología Cordobesa, nº 11, págs. 233-253.
    -      (2011), Lectura arqueológica y proceso de restauración de una fortaleza medieval. El Castillo de Almodóvar del Río, Córdoba (siglos VIII-XX), Universidad de Navarra, Navarra.
JIMÉNEZ ESTEBAN, J. (1995), El castillo medieval español y su evolución, Agualarga, Coruña.
MALPICA CUELLO, A. (2003), Los castillos en Al-Ándalus y la organización del territorio, Universidad de Extremadura, Cáceres.