domingo, 3 de marzo de 2013

ENSAYO ARQUEOLOGÍA:

La arqueología es una ciencia que busca información acerca del pasado del ser humano, a través de los restos materiales. Siempre hay que tener presente que no solo es el objeto lo que importa sino el contexto. Los objetos susceptibles de ser estudiados con metodología arqueológica son los registros arqueológicos, que son los restos tangibles e intangibles en relación con su contexto, que son interpretados para obtener el conocimiento histórico. No se suelen conservar tal y como fueron (salvo en algunos lugares como las cuevas) por lo que hay que interpretar lo que falta. Se consideran registro arqueológico a los ecofactos (restos óseos), artefactos (armas), estructuras (restos de viviendas) y el contexto de cada una. Este contexto es lo que circunda y contiene al objeto, y es lo que le da su dimensión histórica. Puede estar alterado o no, y esta puede ser de forma natural o antrópica (por la acción del hombre). El lugar donde se encuentra el registro arqueológico que se va a estudiar con metodología arqueológica, son los yacimientos arqueológicos, es decir, son zonas donde hay evidencias de actividad humana del pasado.

Otra parte importante a tener en cuenta es la legislación existente en torno a la Arqueología y a su oficio, ya que existen leyes que rigen la forma de realizar la arqueología y quien debe realizarla. Con esta legislación se definen una serie de conceptos de la arqueología como son el Patrimonio (la herencia que nos queda del pasado y que disfrutamos en la actualidad y en el futuro, puede ser de índole tangible o intangible y que tiene distintos valores como artístico, histórico, paleontológico,…) y el Patrimonio arqueológico (son restos del pasado tanto tangibles como intangible y que pueden ser estudiados por la arqueología, estén o no en el subsuelo, en tierra o en el mar). No solo forma parte del patrimonio arqueológico los restos encontrados sino el lugar donde estos se encontraron o los que tienen valor de algún tipo. Según esta legislación la arqueología se encarga de investigar, proteger, conservar y difundir el patrimonio arqueológico. Hay distintos niveles de legislación del patrimonio arqueológico, es decir, a nivel internacional, nacional, autonómico o local. En Andalucía la que se encarga de la legislación es la Junta de Andalucía aunque luego delega ciertos aspectos a los Ayuntamientos, que tienen una oficina de arqueología. Con las Cartas Arqueológicas de Riesgo se valora los depósitos estratigráficos que hay en el subsuelo de una ciudad para tenerlos presentes en la gestión urbanística, es decir, para tener en cuenta que hay en el subsuelo y como se pueden realizar las tareas urbanísticas sin destruir lo que hay debajo. Toda esta legislación también contiene otros apartados distintos como una serie de definiciones como zona arqueológica, zona de servidumbre arqueológica, conjunto arqueológico,… También contiene el reglamento de las actividades arqueológicas, que trata de definir como se trabaja con el patrimonio arqueológico. Como la propia legislación, el concepto de arqueología y lo que deriva de ella, ha ido variando con el tiempo y con los avances tecnológicos, por ejemplo, se ha pasado de un “arqueólogo” que era más aventurero y expoliador de tumbas que un verdadero científico, a un arqueólogo con una metodología clara y determinada, en busca de su principal objetivo que es la obtención de información histórica.
En algunas ocasiones, la Arqueología, estuvo vinculada con la Historia, con la Antropología o con las Ciencias Naturales. En la actualidad no tiene vinculación alguna ya que es una ciencia independiente, pero sí que se ayuda de ellas para poder obtener la mayor información y que sea lo más verídica posible (interdisciplinar). (HistoriografíaAntaño lo que primaba era solo el objeto y no el contexto, además se guiaban por la localización y sobre todo por la antigüedad. El interés por estos objetos y por lo tanto del pasado comenzó en la Antigüedad y era sobre todo por curiosidad y no por conocimiento (salvo en algunas ocasiones). Cada vez más, se fueron interesando científicamente por el pasado, intentando hacer distinciones y cronologías de los restos materiales. También comenzaron los viajes a países exóticos y las excavaciones en esos lugares, se crearon museos para el estudio y el debate de lo encontrado y descubierto. (Teorías) A partir del siglo XIX surgieron distintas teorías sobre la arqueología. Cada una expone unos fundamentos distintos pero al final lo que buscan es un objetivo común, que es obtener información del pasado. Algunas de estas teorías son: la arqueología filológica (comenzó las cronologías, taxonomías y documentación de los encontrado), científica (gracias a los avances de la arqueología de la prehistoria, que necesitaba unos métodos distintos de investigación ya que solo cuenta con registro material. En este momento empezó el apoyo de instituciones oficiales y privadas y la publicación de la información obtenida), marxista (que se basaba en el materialismo histórico, se centraba en las clases para explicar los cambios sociales y surge de esta la arqueología de la producción), procesual (buscan leyes generales del comportamiento humano e intentan dar explicaciones y no descripciones. Esta muy vinculada con la Antropología y con otras ciencias, pero no con la Historia. Comienzo de la Arqueometría y de otra metodología de corte más científica) y Postprocesualismo (que trata la arqueología como arqueología, es decir, como una ciencia independiente aunque interdisciplinar, tiene supuestos enfrentados al Procesualismo, le da mucha importancia a los símbolos y a las simbología y expone que la arqueología no puede ser ciencia exacta porque se basa en presupuestos que dependen del arqueólogo que los estudia, por lo que es subjetiva y no cree en leyes universales). A partir de estas teorías y sobre todo del Postprocesualismo aparecen distintas arqueologías basadas en la cronología, la temática o el medio, por ejemplo la subacuática, de la muerte, del paisaje, clásica, medieval, prehistórica,… 
La metodología arqueológica también ha ido cambiando al tiempo que lo hacia la propia arqueología y su legislación. Para llevar a cabo el objeto de la arqueología de conocer el pasado mediante los restos materiales y su contexto, es necesario tener una metodología arqueológica adecuada para no destruirlos. La metodología y sus técnicas varían según lo que se está investigando. Se usan métodos distintos según sea para la recuperación del registro material o para estudiarlos y obtener la información histórica. Para la recuperación del registro material se usan distintas técnicas, pero antes se debe consultar las fuentes que pueden existir sobre la zona a investigar (por ejemplo documentos escritos, fuentes visuales o graficas, testimonios orales,…), como son:
  • La prospecciónCon la que se localizan los asentamientos arqueológicos de distintas etapas, siempre que haya vestigios de distinta solidez. Primero hay que elegir el área a prospectar y según esto se elige el tipo de prospección que mejor se ajuste. Hay varios métodos de reconocimiento arqueológico como la fotografía aérea, tecnología Lidar, Ortoimagen y teledetección. También hay métodos de detección del subsuelo. Métodos activos como la resistividad, Georradar y pasivos como la prospección magnética.
  • La excavaciónSe trata de descubrir e investigar los restos materiales y el contexto que los rodea pero que se encuentran soterrados, tanto terrestres como subacuáticas. Lo mejor forma de realizarla es por estratos naturales, es decir, analizando la estratigrafía (natural y antrópica) sedimentada en un lugar, removiendo los depósitos en el orden inverso en el que se formaron.
  • Arqueología de la arquitecturaVe a los edificios como yacimientos arqueológicos por lo que le da gran importancia a la estratigrafía, teniendo en cuenta los cambios que ha sufrido el edificio. Se realiza el estudio de estos restos materiales con la lectura de paramentos que consiste en organizar la restauración de la construcción histórica dentro de una estratigrafía, teniendo en cuenta siempre los materiales, las técnicas de construcción y las relaciones estratigráficas directas e indirectas.
  1. Ley de la superposición (unidades superiores son más recientes y las inferiores más antiguas).
  1. Ley de horizontalidad original (estratos no sólidos tienden a la horizontalidad)
  1. Ley de continuidad original (depósitos arqueológicos delimitados por cuenca de deposición o su grosor ira reduciéndose hasta acabar en cuña)
  1. Ley de sucesión estratigráfica, es la más importante (unidad estratigráfica ocupa su lugar exacto en la secuencia entre la más antigua de las unidades que la cubren y la más moderna de las que cubre, teniendo contacto físico con ambas)
  • La datación (técnicas científicas para saber la cronología de los restos materiales, puede ser relativa, absoluta o histórica. Se usan distintas técnicas para cada tipo de datación como el C14, la cronología comparada o la estratigrafía).
  • Clasificación y catalogación (son seriaciones en función de las similitudes y rasgos compartidos de los restos materiales)
  • Análisis y Arqueometría (estudios científicos aplicados a la arqueología, de tipo cuantitativo.